Acerca de

3470268948_5d5ccf6aa8_o.jpg

Historia 

Pertenece al municipio de Acanceh y se localiza a medio kilómetro de la carretera Mérida-Valladolid y a dieciséis

kilómetros del anillo periférico.

Hacienda ganadero-maicera desde la segunda mitad del siglo XVIII. Sin embargo, el primer propietario registrado -

correspondiente a su etapa henequenera- es el señor Ricardo Molina Hubbe. Durante 1918 la hacienda es adquirida por

Avelino Montes.

Posteriormente la hacienda es vendida al señor Lorenzo Peón cuyas iniciales y fecha de 1930 registra la chimenea de la

casa de máquinas. Tiempo después la hacienda le perteneció a la señora Teresa Molina de Casasús cuyos hijos

Francisco y Joaquín la heredan. A partir de 1950 la hacienda es administrada por el señor Jorge Arcila Negroe quien la

compra en 1975.

Los edificios principales y el área de vivienda para peones están bien delimitados en Ticopó. En el interior de un gran

espacio cuadrangular se aprecia un eje central entre su acceso y la fachada sur de la casa principal. Otro eje transversal

que conduce al caserío de los peones y a los planteles. Tres importantes edificios comparten el conjunto: la capilla, la

casa de máquinas y desfibradora y las bodegas. Estos edificios se articulan funcionalmente a través de una gran plaza.

La casa principal data de 1788, y su arquitectura no contradice este dato pues corresponde a la tipología propiamente

colonial: se compone de un solo volumen con dos niveles; espacialmente se desarrolla según el esquema longitudinal -

simétrico en "C" típico de la hacienda ganadera; formalmente, existe correspondencia con la simetría en la planta. ésta

se logra con apoyo en la disposición de los vanos, y la ubicación del acceso justo en el punto central del conjunto. Esta

centralidad se enfatiza aún más con elementos como: el pórtico centrado, la arcada impar de medio punto sobre

columnas, la escalinata de doble rampa y la espadaña ubicada en la parte superior del edificio coincidente con el eje de

simetría.

La casa de máquinas a diferencia de la casa principal, fue una edificación del período porfiriano, pero que se apegó

estrictamente a sus necesidades funcionales industriales con estructuras de mampostería en sus muros y vigas

metálicas, rieles y vigas de madera en su techumbre. Formalmente produjo un doble efecto de solidez y ligereza,

destacando, como es típico en estas edificaciones el área donde se efectuaba el desfibrado de henequén.

Contáctanos

Ponte en contacto para que podamos empezar a trabajar juntos.

  • Facebook
  • Instagram
¡Gracias por tu mensaje!